Una noche de luna

Y lo único que se es que las lagrimas ruedan por mi rostro sin motivo aparente.

Traigo una tristeza pegada al cuerpo, creo que la adquirí camino a casa; caminado por el parque intentando organizar sentimientos revueltos con pensamientos. De pronto la espalda comenzó a pesar, la cabeza no encontró respuestas y mis pasos me comenzaron a alejar de eso que me hacia sonreír segundos atrás.

Mis pasos se hacen lentos y mi cara se transforma poco a poco, me cae en los hombros el peso de tu ausencia, esa necesidad de respuestas y los hubieras comienzan a aturdirme.

No se que me pasa, no se por que estoy sentada aquí escribiendo sin entender lo que sale de mi. Quizá son esos rezagos de tristeza acumulada que no deje salir a tiempo, quizá fue la falta de tus besos, quizá es solo la luna y sus efectos.

Luna tráelo a mi lado o quitame esta ansiedad de el.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s