Si no fueras tuyas, las palabras no dolerían…

Toda mi vida me sentí orgullosa de decirme tu hija, mi orgullo era decir a los cuatro vientos que habías escogido ser mi padre, a parte de mi tio.

Se me llenaba la boca de orgullo al decir tu nombre, se me llenaban los ojos de luz cuando te veía llegar… Me enoje con tu esposa por qué me impedía decirte papá, te defendí, cuide, ame cada dìa de mi vida hasta hoy.

El día que decidiste que yo era capaz de dañar a las personas, por que creíste en lo que una persona que apenas conoces te lo dijo, me sentí traicionada pero continué amándote como padre, seguí teniéndote todo el respeto posible en mi vida.

Pero hoy, fuiste lo más hiriente y despiadado posible, te faltaron palabras para dejarme claro que no tengo ningún derecho de llamarte Padre, que sobro en tu vida y dudas que tenga algún valor o ser parte de tu familia.

Me pesa en el alma saber que me tienes tanto rencor, me duele saberme ajena a ti…. Pero perdóname si te quito todo el poder de hacerme daño. Hasta hoy fuiste mi padre, hasta hoy te quedaste con ese titulo en mi corazòn. No tienes el poder de lastimarme, no vas a poder volver a hacerme sentir poca cosa, mucho menos insinuar que no debo hacer o decir nada sobre lo que siento, quiero y pienso.

Gracias por tu tiempo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s