Casi una semana sin ti.

Y estoy por fin logrando recordarte sin llorar, dicen que eso es bueno, pero no estoy tan segura; siento como si, dejara de dolerme si no lloro, y en realidad aun me duele en el alma que no estés.

Creo que la ausencia de mis lagrimas tiene mucho que ver, con mi falta de valor para ir toda esta semana a tu casa. Es que me parte el alma ver a tus papás llorar al verme, se que no lo hacen a propósito, pero me pesa que sea asì. Pero no te preocupes, me siento con la suficiente fuerza para ir el fin de semana, como se los prometí, ayúdame para no caer de nuevo, necesito estar fuerte, por ti, por mi, por ellos.

Sabes, hoy voy a volver a salir, por alguna razón me da pánico, pero necesito salir, yo se que encerrarme en mi casa, no es sano y es algo que a ti, particularmente, te molestaba mucho. Asì que lo voy a intentar, voy por mis lentes, ¿recuerdas que te conté?.

Cuídame e iluminame con tu aureola, pa’que logre ir sin sentir que me muero de angustia.

Precioso, sigo amándote como lo que eres, una de las personas que más amor, cariño, paciencia, complicidad y fortaleza siempre me dio. Disfruta tu cachito de cielo, que acá nosotros disfrutamos las cocas, las chelas y cuidamos a tu familia. Love you Alex.

Mi vida sin ti….

Pensar en sonreír, sin ti a mi lado, me hace sentir culpable, siento como si mi sonrisa no debiera salir en tu ausencia… Como si al hacerlo ofendiera mi luto por tu partida.

Pienso en todo lo que me decías y me queda claro que no soportabas mi silencio, ni mi seriedad, pero ¿como le explico a mi alma lo que mi cabeza ya entendió?….. Allá en donde estés, por favor mándame la luz que necesito para conectar mi cabeza, mi alma y corazón. Necesito hacerlo para seguir en esta vida, que se torna gris si no te siento acariciando mi frente.

Los ángeles no mueren….

Ese es mi consuelo, eso es lo que quiero creer, eso es en lo que apuesto mi vida, para seguir caminando sin ti.

No hay espacio en mi para otra cosa que no sea vacio de ti, un vacio que no se como llenar, intento hacerlo recordando cada centimetro de tu sonrisa, cada destello de tu mirada, cada sonido de tu risa….

Me dicen que ya pasara, que el dolor dará paso a la resignación y con eso a la tranquilidad. ¿Que no saben a quien perdí? ¿Como pueden creer que alguien tan grande como tu, puede pasar?

Mi teoría es la siguiente, yo creo que tu afán por cuidarme fue tal que no te conformaste con hacerlo solo, cuando nos podíamos ver, querías estar en cada segundo de mi vida y me lo hacías saber, me dejabas ver que te frustraba la distancia, el trabajo, el trafico, todo eso que no te dejaba cumplir tu objetivo. Y sabias que la única manera de evitar las dificultades era volando…. Y te volviste ángel.

Lo que no pensaste es que siendo un ángel no te voy a poder tocar, me van a faltar esos abrazos de los que soy fan, esa mano en mi espalda para calmar mi ansiedad, ese beso en la frente para sentirme protegida, esa mano sobre la mía para sentirme segura, ese besos profundo para sentirme viva.

No te pido que regreses, porquè se que el sacrificio que hiciste para conseguir tus alas fue muy grande, pero si te suplico que me guíes, para encontrar el camino a la paz que se me escapo tras de ti.

Y mira que haces lo que quieres, los Osos le ganaron a los Bucaneros 24 a 18,  las chivas ganaron el clásico, viste tus películas favoritas, comiste los chiles en nogada, te comiste tu bolillo y me dijiste que me amas. Y es que tu partida, no merecía menos.

No te preocupes precioso, tus papàs no se quedan solos, como te prometi, siempre, sin importar lo que pase, voy a estar con ellos….. Lo lograste tu familia, es mi familia.

El rock, el cine, coca cola, tus amigos y familia, te vamos a extrañar. Love You.

Q.E.P.D. Alejandro Barona Vazquez 1973 – 2011